Thumbnail-Estandar

\ Escrito el 05/05/2014 \ por \ en Artículos \ con 1302 Visitas

A un paso de la realidad: Ley de Videojuegos aprobada

Por Magolor S.

Los tiempos fluyen mientras que la tecnología evoluciona, y dentro de esta es imposible no evidenciar el gran cambio que los videojuegos han sufrido en la era moderna. Desde aquellos días del mítico juego Pong, pasando por las aventuras del inmortal plomero de Nintendo, hasta la nueva generación entre consola y gráficos.

Pero con el avasallador avance de los motores pictográficos, también se hace tenaz la crítica con respecto a cuán veraz puede llegar a resultar el videojuego de la realidad, y es ese el argumento que los parlamentarios han utilizado para dar ya como hecho consumado la aprobación de la ley de regulación de videojuegos en el Senado el pasado 9 de abril.

Esta nueva legislación busca regular la venta de aquellos juegos electrónicos, en formato físico, que posean un cierto grado de violencia a menores de edad. Con lo anterior, la medida contará con una inclusión de una breve leyenda dentro de la caratula en donde se exponga el contenido del videojuego al público en general.

Aunque no es la primera vez que se intenta legislar sobre este tema, el asunto es que ya con el visto bueno del Congreso, sólo queda la firma de la Presidenta Michelle Bachelet para su promulgación. Y lo más curioso es que esta ley obtuvo una votación de amplia mayoría por parte de la Cámara de Diputado y de la comisión mixta del Senado.

Desde este punto, el problema aquí no es la ley en sí, sino en los argumentos que se utilizaron para aprobarla. El discurso de que ciertos tópicos de violencia en los juegos hacen a los niños violentos es un referente muy utilizado para justificar la regularización. Un componente más que válido y verificador para los sectores que son ultra conservadores.

La cuestión es que ese mismo juicio que exponen también se aplica para otros tipos de caso (películas, libros, incluso hasta ideologías, por nombrar algunas), de los cuales muchas personas tienden a ignorar o adjudicarles un grado de menor polémica, ya sea por convicción o por desconocimiento, cuando se les presentan.

Un claro ejemplo es lo sucedido en la escuela Columbine, Estados Unidos, en 1999, donde dos muchachos dieron muerte a 15 estudiantes en una de las masacres más atroces cometidas en ese país. La respuesta de los grupos más conservadores para explicar la causa de la matanza fue muy fácil, los asesinos eran adictos al videojuego DOOM.

Esa sentencia pasó a ser el estandarte principal para una ola de protesta por parte de sectores políticos y sociales para prohibir la venta de videojuegos en esa nación. Tuvo que pasar varios años para que Michael Moore con su documental “Bowling for Columbine” diera a conocer que la causa de la matanza no fueron los videojuegos, sino la  violencia intrafamiliar y el bullying que los adolescentes padecían dentro y fuera de la escuela.

Ante esto, los sectores políticos y sociales de aquella época tuvieron que aceptar que sus postulados estaban equivocados, ocasionando que la misma sociedad analizara un poco más con respecto a los problemas de acoso escolar que muchos jóvenes sufrían y el papel de los juegos electrónicos como forma de diversión de los adolescentes.

En Chile es todo lo contrario, existe poca reflexión sobre eso y muchas veces los análisis que se hacen son muy simplista o redunda en la mediocridad de algunos, dando como resultado que se aprueben ciertas leyes de manera expedita y sin un desarrollo más complejo y profundo.

Ahora, con la inminente promulgación de esta ley, la pregunta que uno debe hacerse es ¿resultará tan efectiva como dicen o sencillamente pasará sin pena ni gloria? ¿Tendrá consecuencias positivas o negativas? Sólo el tiempo lo dirá.

—-

Texto Original en www.somospucv.cl

Tags : ,