\ Escrito el 06/07/2010 \ por \ en Artículos \ con 1232 Visitas

Eclipse: un éxito indiscutible

La tan esperada tercera parte de la saga Crepúsculo, llega a la pantalla grande para revivir la fantasía del amor incondicional. Sin embargo, nuevas problemáticas otorgan interesantes perfiles al film.

Por Paulina Cepeda.

En esta tercera parte de la saga The Twilight, Bella (Kristen Stewart) continúa firme en su posición de querer ser convertida en un vampiro, es más, chantajea a Edward (Robert Pattinson), al decirle que si no la convertía, ella no se casaría con él. Situación compleja para el romántico vampiro, que no concibe la vida sin Bella.

Sin embargo, las cosas se empiezan a enredar cuando Alice (Ashley Greene) tiene una visión en donde un ejército de vampiros que, reclutados por Victoria (Bryce Dallas Howard), se disponen a enfrentar a los Cullen, especialmente a Edward, luego de haber matado a su novio.

Durante la cinta se llevan a cabo estos sucesos, Jacob (Taylor Lautner), el antiguo amigo de Bella, le declara su amor en distintas ocasiones. Declaraciones que en algunos momentos hicieron que ella dudara de sus verdaderos sentimientos. Sin embargo, Bella sabe que su destino es estar con Edward.

La película, tal como las dos anteriores, además de contar con un sólido guión adaptado por Melissa Rosenberg de la novela de Stephanie Meyers, mezcla correctamente los efectos audiovisuales con la pasión, ternura y acción que en la historia se relata. Junto con ello, la nueva banda sonora le otorga fuerza y consistencia a las escenas de mayor contenido sentimental.

En esta versión, suceden muchas cosas alrededor de la pareja, como el ataque del ejército vampiro o las historias personales de cada uno de los integrantes de familia Cullen, las que son relatadas con el fin de persuadir a Bella en su decisión; sin embargo, no sucede mucho en cuanto a la pareja, puesto que sólo lo que sucede es que Bella acepta casarse con Edward, afirmación que ya había dado al final de la segunda película de esta saga.

Esperemos que tanto Meyers como David Slade no tarden en sorprender a los ansiosos y fieles espectadores. De modo que en la ya esperada cuarta parte de esta saga sucedan hechos mucho más contundentes e impactantes, de manera que los fans sean cada día más.

Tags :