Thumbnail-Estandar

\ Escrito el 13/03/2014 \ por \ en Artículos \ con 1773 Visitas

Fantasmas en la PUCV

Por El Duende.

¿Crees en historias de fantasmas? Apariciones, poltergeists, sombras que se mueven y sonidos de pasos u objetos son algunas de las fantasmagorías más comunes en el folklore. No hay ciudad que carezca de edificios con reputación de encantados, sobre todo los más antiguos. Y la Casa Central de la Pontificia Universidad de Valparaíso no escapa a esto.

Leonor Pérez, quien se desempeña como secretaria en el Instituto de Teología, cuenta que el ánima de un auxiliar fallecido se aparecía en el cuarto piso de CC, donde ahora está emplazada la Facultad de Derecho.

15 días después del deceso del funcionario, Pérez se encontraba en su oficina a las 11: 00 de la mañana, cuando escuchó un ruido similar al de una cartera con llaves siendo depositados sobre un escritorio. La secretaria pensó que era una profesora que había llegado y saludó, pero ninguna voz correspondió su venia.

Extrañada por el silencio, se levantó de su mesa de trabajo para ver de quién se trataba y vio de reojo una bata blanca escabullirse por el umbral de una puerta. La siguió y, de acuerdo a lo que asegura, se detuvo aterrorizada al presenciar la reminiscencia de don Luis, el auxiliar difunto. “Era él con su delantal blanco, como también trabajó en biología y usaba ese delantal blanco”, recuerda Leonor Pérez.

Consternados, decidieron realizar liturgias y rezar por el alma de don Luis. Después de hecho esto, el fantasma no volvió a ser visto deambulando entre los vivos.

Y no sólo apariciones como aquella ponían los pelos de punta a los funcionarios del Instituto de Teología. Antes de estar dentro de Casa Central, se ubicaban en el número 2734 de la calle Errázuriz, en una casa anteriormente particular, de la cual se dice que el propietario previo murió en una situación violenta. María Alicia Henríquez, quien también es secretaria en el Instituto de Teología, cuenta que en dicho lugar las impresoras se activaban solas, las tazas tiritaban, “pasos pesados” se hacían oír y los cajones de los muebles se abrían.

Incluso, una alumna tocó el timbre para dejar un documento, y a pesar de que el recinto estuviera vacío, el sistema eléctrico que mantiene la puerta cerrada cedió, dejando a la muchacha entrar.

Sin embargo, la secretaria de docencia de la Facultad de Estadística -quienes ocupan actualmente el 2734 de Errázuriz, luego de que un incendio los dejara sin establecimiento-, Olga Saavedra, dice que “ya no se siente nada. Nos contaron los de Teología que pasaban cosas raras, pero en todo el tiempo que llevamos aquí, no hemos escuchado nada”.

¿Será tal vez que por la materia a la que se dedica el Instituto de Teología, sus empleados son más propensos a tener este tipo de vivencias? ¿Sugestión? En fin. Lo cierto es que Casa Central tiene sus años, quizás cuántos acontecimientos habrá visto a lo largo de su existencia y cuántas cosas se esconden en los pasajes del castillo…

Y tú, ¿has vivido alguna experiencia paranormal cerca de tu lugar de estudio?

—-

Texto Original en www.somospucv.cl

Tags :