\ Escrito el 20/06/2011 \ por \ en Artículos \ con 1063 Visitas

Reflexiones de un trovador del pueblo

El miembro fundador de Inti illimani, Jorge Coulon, a sus 62 años de edad ha dedicado su vida a difundir pacíficamente el mensaje de unión y lucha a través de su música y poesías. Sin embargo, la agrupación a pesar de su hermandad fue víctima de una dolorosa traición por parte de algunos de sus integrantes. Las relaciones hasta ahora se han limitado a encuentros en los tribunales.

Por Daniela Valenzuela

La música, sin duda, es parte de la esencia de Jorge. Es martes 31 de agosto de 2010. Son pasadas las dos de la tarde y algo está a punto de ocurrir en el Congreso Nacional durante la sesión 67º. Todos esperan el cómputo final, cuyo resultado cambiará la vida de muchos artistas. Músicos chilenos como Denise de Aguaturbia, Sol Domínguez, Carlos Corales, Gloria Arancibia, y el mismísimo Jorge Coulon ruegan en lo alto de la tribuna que el proyecto de ley para la difusión de música chilena, impulsado por Enrique Estay, sea aprobado.

Espontáneamente, los intérpretes nacionales corean el “Gracias a la vida” de Violeta Parra mientras toda la sala queda en un profundo silencio. Los parlamentarios que los apoyan no dudan en aplaudir enérgicamente. Finalmente, 55 votos a favor, 27 en contra y 21 abstenciones. Jorge Coulon y los demás trovadores  han triunfado.

– Recientemente se aprobó el proyecto de ley que exige  a las radios chilenas programar un 20 % de música nacional, ¿está de acuerdo?
Yo sí estoy de acuerdo, que exista una ley que destine parte del uso de las ondas.

– Hay radios que tocan sólo música en inglés…
Hay artistas chilenos, como esos que hacen cover de los Beatles. Hay muchos artistas chilenos que cantan en inglés y hay radios que tocan sólo música clásica, y hay un enorme repertorio de música clásica muy buena chilena, que nunca se toca en la radio.

– Los detractores argumentan  que atenta contra la libertad editorial de las radios…
Pero eso no es… (Piensa un instante) por  ejemplo… el transporte público, si yo tengo una micro no puedo agarrarla y ponerme a llevar gente de un lado para otro a mi maña, yo tengo que atenerme a la ley. Tengo que poner un recorrido de utilidad pública que se convine con el Ministerio de Transporte. Si todos esos son pretextos, porque resulta que la música a nivel mundial es un tremendo negocio, y las radios son parte de ese negocio. Ese es el problema real, el resto son pretextos, como la discusión que hasta hace poco hubo de la libertad de bajar de Internet la música.

– ¿Usted está de acuerdo con descargar música de Internet?
Yo estoy de acuerdo y creo que la gente debiera tener derecho a bajar para uso personal, pero alguien tiene que pagar por eso, pero que paguen los que ganan por eso: VTR,  Movistar, las grandes compañías que proveen el servicio de Internet. Ellos están vendiendo contenidos y no quieren pagar por esos contenidos que no son de ellos. No creo que Archi y todos los que defienden estos intereses  sean tontos, todo lo contrario, tienen experiencia de años y años de marketing y de seducir a la gente, tienen una habilidad en eso tremenda, pero que no sean care’palo.

– Entonces, ¿cree que esta ley soluciona el problema de promoción de la música chilena?
No, no lo soluciona para nada.

– Asimismo, existe la payola o corrupción en los programas de radio…
Si pues, claro que sí. No, no los soluciona.  “Las soluciones que yo tengo para la sociedad no son de este mundo”, como decía el Pulento (ríe) “mi reino no es de este mundo”. No pues, si la sociedad está todo mal, pero algo hay que hacer. También considero que el 5% del espacio que se les da a los pescadores artesanales para pescar frente al 95% que tienen los buques factoría, que arrasan con los pescados me parece es una miseria. Pero voy a defender hasta la última gota de mi sangre porque no pierdan ese 5 % por lo menos. No creo que sea la solución, pero me parece que quitárselos sería criminal. Entonces, los países tienen que hacer leyes, y la gente que quiera ganar dinero, tiene que respetar las leyes del país.

“Horacio Durán me  juró con lágrimas en los ojos que  nunca haría una cosa así”

La agrupación se vio envuelta en una separación, la cual ha provocado malos entendidos a nivel mediático y terminó por empañar la  fraternidad que había entre los músicos durante décadas.

– Acerca del conflicto entre Inti illimani e Inti illimani histórico, ¿qué pasó realmente?
Uhhh!… (Baja la cabeza con una risa nerviosa). Mira, es una cuestión dolorosa y en este punto, larga y complicada. Aquí, lo que hay es un grupo de tres compañeros del conjunto que se salieron en distintas épocas: en el año 95, 2001 y 2004. Se salieron para emprender carreras de solistas, carreras que no fructificaron y con motivo de que nosotros en el año 2004 en el Festival de Viña tuvimos un respaldo muy importante, aparecieron al mes con un grupo que se llamaba igual, pero con un apellido.

– Pero cuando ellos partieron, ¿se fueron enojados, no pidieron volver?
No, no sólo no se fueron enojados, se fueron en común acuerdo, tuvimos un periodo de 6 meses en que poco a poco dejaron de actuar y recibían los sueldos para que tuvieran la facilidad de acomodarse. Pero lo concreto es que hubo una deslealtad enorme que tratan de disimular de cualquier manera (…) No quisieron seguir en el grupo y que en vez de volver, que podrían haber vuelto, bastaba que dijeran: “Compañeros, saben que nos equivocamos, no nos fue bien”. Prefirieron armar toda esta cosa triste, fea, que tiene a todo el mundo amargado, la gente le tiene harto cariño al conjunto, por eso ve esto con mucho dolor.

– Dijo que intentaban disimular el conflicto, ¿de qué manera?
No, no disimularlo, tratan de enredarlo. O sea que haya confusión, “que este dijo esto, que este dijo lo otro “. Nosotros hablamos lo menos posible de eso. Mientras menos confusión haya para nosotros mejor, no es que se haya separado el grupo. Nunca se separó. No es que yo haya ido a buscar a otros cabros por ahí para tocar. De hecho, los compañeros que tocan actualmente conmigo los eligieron ellos.

– Ud dijo que se enteró por El Mercurio. Entonces, ¿no ha vuelto a hablar con ellos?
Yo estuve dos días antes conversando con Horacio Durán, que me juró con lágrimas en los ojos que él nunca haría una cosa así, y a los dos días apareció en El Mercurio. Yo no sé, desde el punto de vista ya del conjunto, el daño ya está hecho. Pero, desde el punto de vista personal, que es el que a mí me interesa, tengo una cuestión afectiva ahí. Mientras se mantenga esta situación es difícil que se mantenga una relación, por lo menos la misma que tengo con los demás ex integrantes, con los cuales tenemos una relación fantástica. Esa es la situación, nosotros no decidimos judicializarlo. No pusimos abogados, entonces si ya llegamos a esas instancias, que lo resuelvan los abogados.

 – ¿Podríamos decir que usted se desliga del asunto legal?
No, no me salgo porque me importa. Lo sigo y sé lo que pasa. Pero no voy a entrar a argumentar. Te podría decir que ellos son malos, que nosotros los buenos, ¿qué sentido tiene, qué importancia tiene? (…) Ahora, legalmente no podría haber dos Inti illimani, esas cosas pasan en Chile no más. Esta cuestión es bien sencilla, Inti illimani es una marca registrada, y las marcas se registran para que no pase esto. Ahora pasó y no pasó nada.

Bicentenario para el pueblo, no para el gobierno

En el marco del mes de la Patria bajo un nuevo gobierno, le preguntamos a este gran exponente de la música nacional cuáles serían sus próximos pasos a seguir.

– ¿Cómo Inti illimani va a celebrar el Bicentenario?
Mira, desde marzo que estamos planificando hacer este Bicentenario lo más alejado de las cosas oficiales posible. Ya las fiestas, la navidad, el día de la madre, todas ya son casi  un asunto comercial, y ahora también el Bicentenario ha caído en lo mismo. Hace tiempo teníamos programado hacerlo en la región donde pasó esta cosa de los mineros. El 17 vamos a Combarbalá que está en la región de Coquimbo. Después vamos a Vallenar, a Huasco y a Diego de Almagro y esperamos el 20 hacer algo en Copiapó en relación a esta situación de los mineros. Hacer un encuentro ahí, pero sobretodo  para los familiares que están en el campamento Esperanza.

– Pero entonces Uds. no van a hacer nada oficial, nada que tenga que ver con el gobierno? ¿De parte de uds solamente?
No con el gobierno, no es una cosa del gobierno. Es claro, estas celebraciones oficiales como obligadas, al final se transforma. Que debiera ser sí  una celebración, un cumpleaños, pero sobretodo una reflexión, un balance, como estamos y que queremos. Se transforma al final en una cuestión propagandística, por un lado una comercialización del asunto, pero también porque el gobierno quiere llevar para su molino, y la oposición quiere llevar para al suyo, y al final de celebración, casi nada, casi pura utilización.

Tags : ,